¿Qué significa la designación de Irán en el Foro de la ONU para los derechos humanos en el mundo?

Foro de la ONU

Foro de la ONU

La designación de Ali Bahreini, embajador de Irán y representante permanente ante las Naciones Unidas, como presidente del Foro Social 2023 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra ha generado una ola de críticas y protestas a nivel internacional. Esta controvertida decisión ha sido cuestionada tanto por activistas de derechos humanos como por figuras políticas de todo el mundo.

En medio de este contexto internacional cada vez más tenso, debido al reciente ataque de Hamas a Israel el 7 de octubre, también se han expresado preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Irán, especialmente en lo que respecta a las mujeres y las recientes ejecuciones tras las protestas en el país. Ante estas preocupaciones, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, respondió afirmando que la designación de Bahreini seguía una rotación regional establecida por las Naciones Unidas. Además, destacó que la UE había tomado medidas diplomáticas para condenar las violaciones de los derechos humanos en Irán.

Sin embargo, la organización no gubernamental con sede en Ginebra, Un Watch, ha impugnado la explicación de Borrell. Según Un Watch, Irán, como miembro del grupo asiático, ha ocupado la presidencia en cuatro ocasiones en los últimos seis años, excluyendo así a otros grupos regionales. Hillel Neuer, director ejecutivo de Un Watch, ha afirmado que la designación de Irán podría ser revocada antes del inicio del foro y ha lanzado una petición global firmada por más de 90,000 personas pidiendo a la ONU que retire la presidencia iraní.

Neuer también ha destacado la preocupación por el comportamiento de Irán, citando el aumento de las ejecuciones, especialmente contra minorías, y la opresión de las mujeres, como se evidenció en el caso de Armita Geravand, una joven de dieciséis años que murió después de ser agredida por no llevar el hiyab obligatorio.

El Centro de Derechos Humanos en Irán ya había expresado su indignación por el nombramiento de Bahreini, calificándolo como un ultraje y pidiendo su retirada. Hadi Ghaemi, director del centro, ha subrayado que la elección de un representante iraní en esa posición, mientras el país está siendo investigado por la represión de manifestantes, muestra una falta de conciencia ética.

El enfoque principal del Foro Social 2023 será el papel de la ciencia, la tecnología y la innovación en la promoción de los derechos humanos, especialmente en un contexto posterior a la pandemia. Sin embargo, dada la gestión de Irán durante la pandemia de COVID-19, en particular su negativa a importar vacunas occidentales, surge la pregunta de cómo puede estar involucrado en un evento dedicado a los derechos humanos.

Estas polémicas y preocupaciones han generado un intenso debate a nivel internacional, y es fundamental que se siga presionando a las autoridades pertinentes para que tomen medidas y aborden las violaciones de los derechos humanos en Irán de manera efectiva y justa. El mundo espera respuestas y acciones concretas para garantizar la protección de los derechos fundamentales de todas las personas.