Impactante realidad de los feminicidios en Europa: ¿Dónde se encuentra tu país?

feminicidios en Europa

feminicidios en Europa

Los feminicidios en Europa se han convertido en un tema preocupante y alarmante. Aunque es complicado obtener datos uniformes sobre el número de casos en la Unión Europea, la cruda realidad es que las mujeres siguen siendo víctimas de violencia y asesinatos en nuestro continente.

Diversos países no clasifican los delitos por género de la misma manera, lo que dificulta obtener estadísticas precisas. Por ejemplo, en el Código Penal solo Chipre clasifica el delito como feminicidio, mientras que otros países lo consideran simplemente homicidio. Además, la falta de estadísticas actualizadas impide tener un panorama completo de la situación, ya que ocho Estados miembros de la UE no han proporcionado datos actualizados.

A pesar de las limitaciones en los datos, la situación es alarmante. Letonia encabeza la lista de países con mayor número de feminicidios, con una tasa de 2,14 casos por cada 100,000 mujeres en 2020. Esta cifra aumenta a 4,09 si se incluyen los asesinatos fuera del ámbito familiar. Lituania y Estonia también figuran en la lista, con 22 y 41 casos respectivamente, en países con poblaciones de menos de 2 millones de habitantes.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Grecia tiene la tasa más baja de feminicidios, con solo 0,16 casos por cada 100,000 mujeres. Suecia, Italia y España también tienen tasas bajas, todas por debajo del promedio europeo de 0,68. Italia también destaca en la tasa general de homicidios por población, superando solo a Luxemburgo.

En términos absolutos, Alemania ostenta el triste récord de ser el país con mayor número de mujeres asesinadas en 2020, con un total de 225 casos. En Italia, el 39% de los homicidios fueron feminicidios, llegando al 91% si se consideran las víctimas de parejas o exparejas.

Desde el punto de vista legislativo, los países europeos están alineados en la legislación gracias a las obligaciones derivadas del Convenio de Estambul. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. España es el único país que cuenta con una legislación integral sobre la violencia de género, aprobada en 2004. El magistrado Valerio de Gioia espera que otros países adopten este modelo, como Italia con su propuesta de Ley Roccella, que será votada próximamente en el Parlamento.

Es esencial y necesario que se tomen medidas contundentes para proteger a las mujeres de la violencia, tanto física como económica. La violencia de género no puede ser ignorada ni minimizada. Todos debemos unirnos en la lucha contra esta grave problemática y exigir cambios reales y efectivos en la legislación y en la sociedad en su conjunto. Las mujeres merecen vivir en un mundo seguro y libre de violencia.