Giro en la cumbre del G7: ¿una solución de dos estados para poner fin a décadas de conflicto?

G7

G7

Después de la reciente cumbre del G7 en Tokio, las naciones reunidas han convergido en una estrategia unívoca para abordar el prolongado conflicto en Oriente Medio. En una declaración que destaca la urgencia de su resolución, el grupo ha reiterado que la solución de dos estados es el único camino a seguir para lograr una paz justa, duradera y segura. Este enfoque implica la existencia de Israel y un estado palestino uno al lado del otro, reconociéndose mutuamente en una coexistencia armónica.

El comunicado final de Tokio no solo ha reafirmado posturas políticas, sino que también ha abordado la escalada de la crisis humanitaria en Gaza. Se ha hecho un llamado universal a la acción inmediata para contener la empeorante situación, instando a todas las partes a garantizar una ayuda humanitaria incondicional para los civiles, que incluya necesidades básicas como alimentos, agua, atención médica, combustible y vivienda, además de acceso ilimitado para los trabajadores humanitarios. Además, el G7 apoya la creación de pausas humanitarias y corredores para acelerar la entrega de la tan necesaria asistencia, el movimiento de civiles y la liberación de rehenes.

Durante estas discusiones, el G7 también ha abordado la posibilidad de imponer sanciones contra Hamas, tras un ataque a Israel un mes antes, marcado por una espantosa violencia. El grupo ha enfatizado un esfuerzo conjunto para cortar los fondos a Hamas, privándolo así de la capacidad de cometer más atrocidades. El compromiso del G7 se extiende a trabajar estrechamente con los socios para desarrollar soluciones sostenibles a largo plazo para Gaza y revitalizar un proceso de paz más amplio en línea con los parámetros acordados internacionalmente.

Además, los Ministros de Asuntos Exteriores del G7 han declarado su unidad en la búsqueda de la paz internacional, la seguridad y la prosperidad. Otro tema urgente que ha captado la atención internacional es el apoyo a Ucrania. El G7 ha reiterado su firme compromiso de respaldar la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Han condenado la agresión continua de Rusia y se han comprometido a apoyar a Ucrania durante el tiempo que sea necesario, prometiendo intensificar la presión económica y imponer sanciones severas y otras restricciones contra Rusia.

Sin embargo, la diplomacia del G7 no se limita solo a proclamaciones de principios. Ha surgido la intención de tejer una red más amplia de colaboración internacional que incluya actores regionales clave y organizaciones multilaterales. El objetivo es consolidar una plataforma de diálogo inclusiva, que pueda llevar a negociaciones directas entre las partes involucradas en el conflicto. Se ha enfatizado especialmente la necesidad de proteger los derechos humanos y apoyar el desarrollo económico como pilares fundamentales para la paz y la estabilidad en la región. El G7 también ha destacado el papel de las mujeres en la prevención de conflictos y la construcción de la paz, subrayando la importancia de su participación activa en los procesos de paz.