Dolor y controversia: la lucha de Indi Gregory llega a su fin

Indi Gregory

Indi Gregory

¡Trágica noticia! Indi Gregory, una bebé británica gravemente enferma, ha fallecido en la madrugada del lunes después de que se le retirara el soporte vital siguiendo una orden judicial en el Reino Unido. Con tan solo ocho meses, la pequeña murió en un hospicio, en los brazos de su madre, a las 1:45 de la madrugada del 13 de noviembre. La noticia ha sido confirmada por el grupo británico de defensa Christian Concern, quienes han expresado la indignación y el desconsuelo de los padres de Gregory, Dean Gregory y Claire Staniforth.

Los padres, a través de Christian Concern, han manifestado su enfado y su vergüenza, argumentando que tanto el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) como los tribunales les han arrebatado no solo la oportunidad de prolongar la vida de su hija, sino también el derecho a que fallezca en el seno de su hogar, donde realmente pertenecía.

El proceso para retirar el soporte vital de Indi Gregory se inició el 11 de noviembre, cuando se le retiró el tubo respiratorio y se le trasladó a un hospicio, donde finalmente se le retiraron todas las medidas de soporte vital restantes. Esta información fue proporcionada por el grupo de defensa pro-vida italiano «Pro Vita e Famiglia».

La bebé Indi Gregory, que nació en febrero y fue bautizada en septiembre, padecía una rara enfermedad mitocondrial degenerativa. Recibía tratamiento vital en un ventilador en el Queen’s Medical Centre en Nottingham, Inglaterra. A pesar de los esfuerzos de sus padres por llevarla a Roma para recibir tratamiento, perdieron su batalla legal. El Tribunal Superior de Inglaterra decidió que era mejor retirar el soporte vital de la niña, en contra de los deseos de sus progenitores. Sin embargo, el gobierno italiano le otorgó la ciudadanía italiana el 6 de noviembre y se comprometió a cubrir los costos de su tratamiento médico en el Bambino Gesù, el hospital pediátrico del Vaticano.

Esta trágica historia nos recuerda a casos similares ocurridos en el pasado, como el de Alfie Evans en 2018 y Charlie Gard en 2017, quienes también fueron negados la oportunidad de viajar a Italia para recibir tratamiento y fallecieron poco después de que se les retirara el soporte vital. El Bambino Gesù, bajo la dirección del Vaticano, ha ofrecido tratar a otros bebés británicos gravemente enfermos en el pasado, ofreciendo sus servicios sin ningún costo para los contribuyentes del Reino Unido.

El Papa Francisco, conmovido por esta dolorosa situación, ha manifestado su apoyo y ha expresado que está orando por Gregory y su familia. La decisión del 10 de noviembre, que ordenaba la retirada «inmediata» del soporte vital de la niña, ha generado polémica y ha sido considerada «totalmente errónea» y «contraria al espíritu» de la Convención de La Haya de 1996, de la cual tanto el Reino Unido como Italia son parte.

Esperamos que este triste caso abra el debate sobre los derechos de los padres y la importancia de respetar sus deseos en situaciones tan delicadas como esta. Descanse en paz, Indi Gregory.