Brutal feminicidio: liberado tras torturar y asesinar a su ex

feminicidio en Rusia

feminicidio en Rusia

En el año 2020, Vera Pekhteleva, una joven rusa de apenas 23 años, toma una decisión valiente y dolorosa: poner fin a su relación con Vladislav Kanyus. Dos meses después, el destino los vuelve a reunir en la casa que solían compartir, ya que Vera necesita recoger sus pertenencias. Pero lo que parecía una simple tarea se convierte en una pesadilla sin fin.

Media hora después de su encuentro, los gritos perturbadores comienzan a resonar en el vecindario. Desesperados, los vecinos llaman a la policía en busca de ayuda, pero sus llamadas caen en oídos sordos. Les informan que se trata de una disputa familiar y que no es asunto de ellos. ¿Cómo puede ser que la vida de una joven esté en peligro y las autoridades no hagan nada al respecto?

Finalmente, el hermano de Vera logra ser contactado y llega rápidamente a la escena. Pero lo que encuentra allí es una imagen devastadora: Vera yace en el suelo, con 111 heridas de arma blanca, contusiones y fracturas múltiples. Mientras tanto, Vladislav está sentado en el baño, bebiendo vodka como si nada hubiera pasado. El tormento de Vera duró más de 12 horas, convirtiéndose en uno de los casos más sádicos de feminicidio en Rusia.

El culpable, Vladislav Kanyus, es condenado a 17 años de prisión por tortura, violación y asesinato. Pero, nueve meses después, la madre de Vera recibe fotografías anónimas que muestran a Vladislav vistiendo un uniforme militar, acompañadas de un mensaje que indica que ha sido liberado y está combatiendo en Ucrania. La familia no puede creer lo que ven, pero pronto se confirma que Vladislav ha sido liberado de manera efectiva.

Resulta que Vladislav ha recibido un indulto por parte del presidente Putin, lo que le permite ser liberado y eliminar su registro criminal. Después de seis meses de servicio en el ejército, Vladislav regresa a casa y publica fotos de sí mismo disfrutando de la vida, imágenes que se difunden rápidamente gracias a la activista Alyona Popova.

Mientras tanto, se descubre que el Ministerio de Defensa ruso ha reclutado a más de 100.000 personas de colonias penitenciarias, ofreciendo reducciones de pena a cambio de servicio militar. Esto incluye a individuos condenados por crímenes atroces. En otro caso similar, un exagente de policía condenado por el asesinato de la periodista Anna Politkovskaya también es indultado por Putin después de cumplir seis meses de servicio en Ucrania.

La historia de Vera Pekhteleva se ha convertido en un símbolo de la violencia de género y la impunidad en Rusia. Este caso pone de relieve las deficiencias alarmantes en la respuesta de las autoridades ante la violencia doméstica y sus consecuencias devastadoras. La liberación de Vladislav Kanyus, a pesar de su horrendo crimen, revela las políticas gubernamentales controvertidas en tiempos de guerra. La decisión de indultarlo y enviarlo a combatir en Ucrania ha generado indignación y desesperación entre los familiares de Vera y los activistas por los derechos humanos.